Monarca

Santuario de la Mariposa Monarca

Ciudad: Estado de México

Distancias: DF 130 Kms. 1:45 hrs; Toluca 70 Kms. 45 mins.

Ubicación: Santuario Piedra Herrada

Actividades: Fotografía rural, observación flora y faua, educación ambiental

Clima: Cálido-subhúmedo con temperatura media anual de 16 a 22 grados

Temporada: Noviembre a Febrero

La mariposa monarca son insectos que pertenece a la orden de los lepidópteros, palabra cuya etimología griega proviene delepis (escama) y pteron (ala), por lo que esta orden se puede definir como insectos con alas escamosas, pertenecientes a la familia Danaide y su nombre científico es Danaus plexippus Linneo.

De gran belleza y colorido, las mariposas monarca son de vital importancia en el ciclo de la vida como agente polinizador y factor de equilibrio ecológico en los bosques que habitan.

Se distinguen de sus congéneres por su longevidad; mientras otras mariposas viven tiene un ciclo vital de 24 días, las Monarca puede vivir hasta 9 meses.

Durante su viaje y estancia en México se cortejan y reproducen los ejemplares adultos y nace la generación que volará en marzo hacia el EEUU y Canadá; ninguna de ellas regresará a México, pues su ciclo de vida dura sólo algunas semanas.

La Monarca, siendo tan frágil, realiza un fantástico recorrido de entre 2,000 y 4,500 kilómetros de ida, y otros tantos de vuelta, de los bosques de Canadá y EEUU a México.

Se agrupan por millones en los bosques de oyamel, principal tipo de vegetación en la zona núcleo de la Reserva, el cual representa el hábitat característico de la mariposa Monarca.

La gran viajera busca las montañas de Michoacán y el Estado de México, a tres mil metros de altura sobre el nivel del mar, porque es una de las regiones del mundo que en el invierno les proporcionan condiciones especiales para la vida:

  • Temperatura fresca, que les indica que deben de mantenerse quietas para no gastar energía y poder regresar.
  • Nubes y neblina que les proporcionan agua y humedad.
  • Árboles que las protegen del granizo y la nieve.

El santuario de la mariposa abarca territorio michoacano en un 70 por ciento y el restante es suelo mexiquense. Los principales santuarios receptores de turismo son el Rosario, Municipio de Ocampo y Sierra Chincua, municipio de Angangueo, región considerada entre las 4 bellezas naturales reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en suelo nacional.

Es así como las mariposas monarca han hecho de México su segunda casa, porque se alimentan de unas hierbecillas conocidas en la región como venenillo y algodoncillo que, de no consumirlas, ocasionarían un desequilibrio ecológico en los bosques de pinos y oyameles de Michoacán y Estado de México.

Las Monarca primero se establecen en bosques de abeto u oyamel, de distribución restringida, protegidos del viento, en laderas o cañadas húmedas ubicadas entre 2,400 y 3,600 metros de altitud. El conjunto de árboles de 20 a 50 metros de altura, con ramas densas y hojas en forma de aguja, genera un microclima especial. La intensidad de la luz es baja, la temperatura se mantiene estable, la humedad es alta y el viento se mueve lentamente.

Al pasar los meses, las colonias se desplazan poco a poco hacia los bosques de pino-encino, generalmente menos densos.

Es por eso que con la finalidad de proteger los recursos naturales del área y en especial los fenómenos de hibernación, reproducción y migración de la mariposa Monarca, las actividades de observación de las mariposas monarca, sólo podrá llevarse a cabo en los santuarios y senderos autorizados, a través de los prestadores de servicios turísticos y guías autorizados quienes serán responsables de grupos no mayores a 20 personas cada uno.

Santuario de Piedra Herrada

Muy cerca de Valle de Bravo se encuentra Piedra Herrada, el único Santuario del Estado de México regulado por las autoridades medioambientales y destino invernal preferido por las monarcas, quienes viajan más de 5,000 kilómetros desde el sur de Canadá en búsqueda de un frondoso mexicano, Oyamel de preferencia, que les provea una temperatura agradable para el invierno. Así, tan pronto arriban, pliegan sus alas y se adhieren al tronco del árbol, formando una corteza grisácea que regula aún más la temperatura. No hay más que hacer sino descansar hasta febrero, mes del amor, la amistad y, por ende, del apareamiento.

infogmariposa

 

Más Actividades

 

Mountain Services